El descubrimiento de Japón (1543-1551), por Xavier de Castro

Aquí hay otro artículo que escribí hace unos años, bastante antes de que naciera mi blog. Quisiera que este artículo les interese… Si elijo estos días en mis contenidos escritos antiguos, es porque tengo algo de pereza para escribir ahora mismo y simultáneamente quiero continuar alimentando mi blog y llevarlo a cabo vivir….


Como su título sugiere, este libro trata del primer hallazgo de Japón por los de europa en 1543. Bastante antes de que Matthew Perry y fundamentalmente bastante después de que los mongoles de Kubilay Khan intentaran irrumpir Japón, los portugueses fueron los primeros de europa en conocer Japón. Además, a pesar de que los persas fueron posiblemente los primeros en comentar de este país, fue el “Libro de las Maravillas” de Marco Polo (que detalla una isla inmensamente rica llamada Cipango), lo que empujó a varios navegadores, como Cristóbal Colón, en su búsqueda. No obstante, no pasó nada y fue después de un tifón que los aventureros portugueses, en su sendero a China, llegaron por la fuerza a la costa de Tanegashima.

Esta historia de la llegada de los portugueses a Japón, hasta su pérdida de predominación frente los holandeses y su expulsión en 1600, es contada en un prefacio de Rui Loureiro que sirve de introducción. De hecho, los no selytes, los holandeses fueron tolerados hasta el cierre definitivo de Japón en 1650. El libro se enfoca en el período de la presencia portuguesa en Japón y detalla muy resumidamente lo que sucedió allí después.

La segunda parte del libro, a través de varios mapas de época, enseña cómo los de europa pensaban los contornos de Japón. ¿Quién dibujó los mapas? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Por qué? Los temas cubiertos incluyen! Al inicio, la tierra era prácticamente desconocida y sólo se encontraba representada de manera muy sumaria, Japón de a poco fue tomando forma (ante nuestros ojos) con muy bellas visualizaciones de mapas. Los fanaticos del Atlas estarán contentos, aunque algunos ejemplares son muy pequeños.

La tercera parte del libro completa muy bien el prefacio, puesto que pone en paralelo la historia del hallazgo de Japón por los portugueses, con varios testimonios y cartas de tiempo. El grupo es extensamente comentado, criticado y puesto en visión. Las afirmaciones y las cartas en ocasiones son excesivas, ampliadas y en este pie de página las notas son muy esclarecedoras. Aún así, todos estos pasajes parecen una novela de aventuras. Así que, cuando acabamos de leer, lamentamos el desenlace del viaje en el que nos habíamos sumergido. A través de este libro, aprendemos lo que fue la primera evangelización del país, lo vivimos desde dentro con el apoyo de las cartas del jesuita Francisco Javier. Desde luego, este libro no es sólo sobre la evangelización del país puesto que también poseemos varios testimonios de comerciantes y otros aventureros. Entre otras cosas, también se discute la predominación de los arcabuces portugueses en la sociedad de Japón, de la misma manera que varios otros hechos. Además, algunos pasajes, que comentan cómo ven los de europa a los japoneses y al reves, son muy entretenidos, puesto que estas percepciones son cercanas a las nuestras. Los japoneses se muestran como un pueblo interesante abierto al planeta y, opuestamente a ciertas ideas recibidas, siempre son curiosos. Sólo lamento (quizás), los pocos testimonios japoneses sobre este acercamiento entre dos culturas diametralmente opuestas. Desde luego, estos puntos de vista japoneses hay, pero siempre deseamos más.

En cualquier situación, “El hallazgo de Japón por los de europa (1543-1551)” es una obra emocionante, instructiva y incitante que nos hace querer entender más, entender más, por un lado sobre esta época rica en descubrimientos y por otro lado sobre los portugueses y japoneses. También es viable llenar la lectura con otros libros sobre el mismo tema y siempre con la misma editorial. Entre otras cosas, “El poderoso reino de Japón: La descripción de François Caronte (1636)” por denominar sólo uno. Última palabra sobre la obra como objeto, está magníficamente llevada a cabo (como siempre en las Ediciones Chandeigne), con un abultado papel cosido, una tapa dura y una fuente satisfactorio de leer.

¿Quién quiere la historia y la civilización de Japón?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *